viernes, 2 de diciembre de 2011

Corte Penal Internacional



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
No puede decirse que exista una justicia penal internacional. Lo que se ha hecho ha sido dar respuesta internacional penal a determinados crímenes contra la Humanidad, en el seno de las Naciones Unidas.

El origen más directo de la Corte Penal Internacional se encuentra en los Juicios de Nuremberg y en los Juicios de Tokio. Pese a que el primero de estos ha sido objeto de graves críticas -tanto por castigar penalmente a personas jurídicas, como por no aplicar principios de temporalidad y territorialidad de los delitos- fueron en conjunto considerados un gran avance en materia de justicia internacional.

Posteriormente, en los albores de la Organización de las Naciones Unidas, el Consejo de Seguridad recomendó a un panel de expertos el que se explorara la posibilidad de establecer una corte permanente de justicia en materia criminal. Sin embargo, después de largos debates, la idea no prosperó hasta los graves acontecimientos del genocidio yugoslavo (1991 - 1995) y el genocidio ruandés (1994).

En la ciudad de Roma se celebró una Conferencia Diplomática de plenipotenciarios de las Naciones Unidas sobre el establecimiento de una Corte Penal Internacional, en cuya acta final, suscrita el día 17 de julio de 1998, se estableció la Corte Penal Internacional. Se trata entonces del primer organismo judicial internacional de carácter permanente encargado de perseguir y condenar los más graves crímenes, cometidos por individuos, en contra del Derecho Internacional. Tiene su sede en La Haya (Los Países Bajos).

La Corte está compuesta de 4 órganos, 2 oficinas semi-autónomas y The Trust Fund for Victims (TFV). Los órganos son: Presidencia, Divisiones Judiciales, Oficina del Fiscal y Registro. Consta de un Presidente de la Corte (Juez) y dos vicepresidentes (Jueces), 18 jueces organizados dentro de la División de cuestiones preliminares (escogidos según un criterio de representatividad geográfica), la División de juicio y la División de apelaciones, el Primer Fiscal de la Corte, y la Registrador de la Corte.

Funcionamiento de la Corte


a) Crímenes


Los crímenes que puede conocer la Corte se encuentran limitados a los señalados en el artículo 5 del Estatuto de Roma, que son:

Crimen de Genocidio (art. 6): aquel que se comete contra una o más personas por que forma parte de un grupo étnico, nacional, religioso y se haya cometido a fin de destruir total o parcialmente ese grupo. El crimen de genocidio puede cometerse mediante: la matanza, lesiones a la integridad física o mental, la imposición de medidas a impedir nacimientos y el traslado por la fuerza de niños.

Crimen de lesa humanidad (art. 7): estos crímenes están reconocidos por la comunidad internacional en general como los de mayor gravedad. A diferencia del de Genocidio, no se trata de un solo tipo de crimen cometido de maneras diversas; sino se trata de crímenes que pueden
perfectamente individualizarse. El denominador común es el tipo de conducta, se trata de crímenes que tuvieron lugar como parte de un ataque generalizado o sistemático dirigido contra una población civil.

2- Exterminio
3- Esclavitud
4- Deportación
5- Encarcelamiento
6- Tortura
7- Violación
8- Prostitución forzada
9- Embarazo forzado
10- Esterilización forzada
11- Violencia sexual
12- Persecución
13- Desaparición forzada de personas
14- Apartheid
15- De otros actos inhumanos

Crímenes de Guerra (art. 8): obligar a prestar servicio en fuerzas enemigas. Denegación de un juicio justo; de condenar o ejecutar sin garantías individuales. Deportación o traslado ilegal; confinamiento ilegal; toma de rehenes. Ataque contra: la población civil, objetos civiles, personal u objetos en una misión de mantenimiento de la paz o asistencia humanitaria. Causar muertes, lesiones o daños incidentales excesivos; tratos crueles, mutilación; tortura. Ataque contra lugares no defendidos; destruir o confiscar bienes del enemigo; saquear. Causar la muerte o lesiones a una persona que esta fuera de combate. Utilizar de modo indebido una bandera blanca, bandera insignia o uniforme del enemigo, de las Naciones Unidas o el uso indebido de los emblemas distintivos de las Convenciones de Ginebra. De obligar a participar en operaciones bélicas. De Utilizar, reclutar o alistar niños en las fuerzas armadas Emplear veneno o armas envenenadas; gases, líquidos, materiales o dispositivos prohibidos; balas prohibidas. Ultraje contra la dignidad de la persona; violación, esclavitud sexual, prostitución forzada, embarazo forzado, esterilización forzada, violencia sexual. Someter a experimentos médicos o científicos. De causar la muerte por inanición.

Crímenes de agresión (no definido): este tipo de crímenes todavía no se ha desarrollado y esta en estudio. Tal vez sea el caso pueda presentar un lado político, dado que se trataría de aquellas operaciones militares que se llevan a cabo con el propósito de control interno o sobre un conflicto internacional. Es decir, podría ser una manera sutil de intentar limitar las operaciones militares por motivos de defensa.

b) Principios aplicables


El funcionamiento de la Corte se rige por una serie de normas y principios que lo transforman
en un tribunal especial, sólo para conocer casos realmente particulares. Los principios aplicables son:

1º Complementariedad: la Corte funciona solo cuando un país no juzga o no puede juzgar los hechos de competencia del tribunal.

Nullum crime sine lege: el crimen debe estar definido al momento de la comisión y que sea competencia de la Corte;

3º Nulla poena sine lege: un condenado por la Corte sólo puede ser penado como ordena el Estatuto;

4º Irretroactividad ratione personae: nadie puede ser perseguido por la Corte por hechos o delitos cometidos con anterioridad a su entrada en vigencia.

5º Responsabilidad penal individual: no serán objeto de la pretensión punitiva las personas jurídicas, salvo como hecho agravante por asociación ilícita.

6º La Corte no es competente para juzgar a quienes eran menores de 18 años en el momento de comisión del presunto crimen.

7º Improcedencia de cargo oficial: todos son iguales ante la Corte, aunque el acusado sea, por ejemplo, jefe de Estado.

8º Responsabilidad por el cargo.

9º Imprescriptibilidad.

10º Responsabilidad por cumplimiento de cargo: no es eximente de responsabilidad penal.

c) Investigación y enjuiciamiento


La investigación de los hechos que fueran constitutivos de delitos se puede iniciar por tres formas (art. 13):

Por remisión de un Estado Parte a la Corte de una situación particular.

Por solicitud del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (donde se aplica el veto invertido).

De oficio por el Fiscal de la Corte.

d) Penas y cumplimiento


Las penas que puede establecer la sentencia puede ser de prisión por un plazo no mayor de 30 años, o (por la gravedad de los crímenes) cadena perpetua, además de una multa y el decomiso de las especies que sean de propiedad del condenado (art. 77). El cumplimiento de la pena se puede llevar a cabo en el país sede de la Corte (Holanda) o en otro de acuerdo con los convenios que se puedan establecer entre la Corte y otros países.