viernes, 26 de octubre de 2012

Delitos de Resultado



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Los tipos pueden ser clasificados en delitos de mera actividad y delitos de resultado material. En estos últimos, el tipo requiere para su consumación la producción de un resultado material, separable espacio‐temporalmente de la acción, que ha de ser causado por ésta. Es en estos supuestos, por tanto, donde debe comprobarse la existencia de una relación de causalidad entre la acción desarrollada por el sujeto y el resultado producido; la relación de causalidad constituye un nexo o unión entre la acción y el resultado material que tiene por objeto constatar desde un punto de vista científico (de las leyes de la naturaleza) que el resultado material ha sido producido (causado) por la acción del sujeto.

Delitos

- Delitos y desvalor de resultado


Por otra parte, todos los delitos (ya sean de mera actividad o de resultado material) contienen un desvalor de resultado, que se identifica con la lesión o puesta en peligro del bien jurídico que es protegido en el tipo correspondiente. Para afirmar la existencia de un injusto penal, ese desvalor de resultado debe ser objetivamente imputable al comportamiento del sujeto.

De este modo, la comprobación de la relación de causalidad constituye un presupuesto necesario para el establecimiento de la imputación objetiva sólo en los delitos de resultado material causados por una acción positiva, pero no en el resto de los casos. Así:

. En los delitos activos de resultado material será necesario comprobar primero la existencia de relación de causalidad entre la acción y el resultado material, y posteriormente imputar objetivamente el desvalor de resultado al comportamiento del sujeto.

. En los delitos de mera actividad no ha de comprobarse ningún nexo causal como presupuesto de la imputación objetiva, pues el tipo no exige la producción de ningún resultado material espacio‐temporalmente separable de la acción. Lo que deberá constatarse es que la lesión o puesta en peligro típica del bien jurídico es objetivamente imputable a la actividad desarrollada.

. En los delitos omisivos de resultado material (comisión por omisión) y en los delitos de mera inactividad (omisión propia) tampoco es posible constatar ninguna relación de causalidad, pues un “no hacer” no puede causar, conforme a las leyes de la naturaleza, ninguna modificación del mundo circundante. En cambio, sí es posible imputar objetivamente un desvalor de resultado (lesión o puesta en peligro del bien jurídico) a una omisión, dolosa o imprudente.

Como puede comprobarse, la relación de causalidad ni es suficiente (en los delitos activos de resultado material), ni es siempre necesaria (en el resto de delitos). Lo único común a todo tipo de injusto es la necesidad de constatar la imputación objetiva del desvalor de resultado al comportamiento (activo u omisivo, doloso o imprudente). La relación de causalidad constituye sólo un presupuesto necesario en los delitos de resultado material, y es en relación a dichos delitos donde debe ser analizada.

Fuente:
Esther Hava García (@sterhava)