domingo, 17 de marzo de 2013

Declaración testifical



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
La declaración testifical es la diligencia de investigación consistente en el examen de una persona ajena al procedimiento para que preste una declaración de conocimiento; aunque materialmente no difiere de la prueba de testigos realizada en el juicio oral, sí que se diferencia en cuanto a su finalidad, valor y procedimiento:

- Finalidad. Las declaraciones testificales prestadas durante la instrucción están orientadas 1) a la averiguación de los hechos, 2) a la determinación de las personas responsables y 3) a la ordenación de otras diligencias; por el contrario, la prueba practicada en el juicio oral pretende formar el convencimiento del juzgador sobre la realidad de los hechos por los que se procede.

- Valor. Cuando las declaraciones testificales se prestan durante la investigación, normalmente se desconocerá a priori el grado de interés de lo que va a manifestarse; puede que carezca de toda relevancia a la hora de formular la acusación o de articular la defensa, en cuyo caso no será propuesta en el juicio.

- Procedimiento. Normalmente, los testigos que declaran durante la fase de instrucción son testigos del juez (que es quien dirige la investigación y ordenará la diligencia de oficio), mientras que al juicio oral son llamados los testigos que consideren oportuno proponer las partes, y serían, por eso, testigos de parte (principio de aportación).

Citación

- La citación de los testigos para prestar declaración se hará en la forma ordinaria prevenida por la LECrim, pero pueden ser citados personalmente donde fueren habidos.

- Cuando el examen de un testigo sea urgente, podrá ser citado verbalmente, sin necesidad de cédula.

- Cuando no se conozca el domicilio del testigo o se ignore su paradero, se publicará la cédula de citación por el medio que el juez estime más idóneo, pudiendo acordar su divulgación por las medios de comunicación social o, incluso, su inserción en el BOE).

Comparecencia

- Por lo general, el testigo prestará declaración en la sede del órgano jurisdiccional encargado de la investigación.

- Sin embargo, si el lugar en que se encuentra el testigo está próximo a la circunscripción del Juzgado, podrá practicarse la declaración en tal lugar y ante el juez instructor, si éste lo estima conveniente, e informado de ello al juez del lugar.

Forma y documentación

- Los testigos declararán separadamente, en presencia del juez y del secretario.

- Tras comprobarse su personalidad mediante el documento nacional de identidad, el testigo prestará juramento o promesa y contestará a las preguntas ‘generales de la ley’.

- Después el juez dejará que relate, sin interrumpirle, los hechos objeto de su declaración.

- Luego el juez le dirigirá las preguntas que estime oportunas para el esclarecimiento de los hechos. No podrá hacerle preguntas sugestivas, ni podrá emplear engaño o promesa para inducirlo a declarar en un sentido determinado.

- No se permite al testigo la lectura de respuestas o papeles, salvo para consultar datos que sean difíciles de recordar.

- La declaración será documentada mediante acta del secretario, en la que no se admiten enmiendas ni tachaduras.

- Al final de la declaración, el juez informará al testigo del deber de comparecer para declarar de nuevo cuando se le cite para el juicio oral, así como del deber de poner en su conocimiento los cambios de domicilio hasta que sea citado para el juicio oral. Si el testigo manifiesta que no se encontrará en España, o en caso de enfermedad, peligro de muerte o incapacidad, el interrogatorio se volverá a practicar como prueba anticipada.

- Cuando el testigo fuera menor de edad, su declaración se podrá grabar (para que no tenga que repetir la declaración ante psicólogos, jueces, fiscales, evitando su victimización), no realizará promesa o juramento de decir verdad, y a su declaración asistirá el MF.

Fuente:
Apuntes sobre Derecho procesal penal del profesor Don Ignacio Flores.