domingo, 24 de marzo de 2013

La criminología



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Tradicionalmente la Criminología se ha encaminado al estudio de la persona del delincuente, las causas y factores del comportamiento delictivo y las formas de prevención y tratamiento del delito, esto es, los medios de reacción social frente al comportamiento desviado (instrumentos de control informal y penal).

La primera fase de desarrollo de la Criminología como disciplina autónoma se enmarca en el seno de la Criminología positivista.

Desde el s. XIX han surgido diversas teorías sobre el origen de la desviación y, en función del mismo, se ha barajado una serie de medidas de lucha o reacción contra el delito. Corrientes deterministas relacionan la desviación criminal con la anormalidad física, moral o psicológica del sujeto; las tesis psicológicas plantean el delito como un conflicto en el interior del sujeto; doctrinas funcionalistas de la anomia: causa de la delincuencia en la distancia existente, entre las expectativas socio-económicas del individuo y los medios lícitos para conseguirlas.

La gran revolución en los movimientos criminológicos se produce con la aparición de la teoría del Labelling approach o de la reacción social. No se trata tanto de analizar al delincuente y las causas del comportamiento desviado, sino, esencialmente, dirigir la atención al proceso que estigmatiza a una persona como delincuente: el análisis del funcionamiento del sistema penal que, de un lado, define la desviación (la fase legislativa que define los delitos), y, de otro, reacciona contra ella, culminando con la atribución formal y pública del status de delincuente. Asimismo, se valoran los efectos que tiene para el individuo ese etiquetamiento que recibe.

La criminalidad no existe per se, sino que es una realidad construida socialmente a través de procesos de definición y de interacción.

Crítica: se ha objetado a la misma el limitarse a describir sin cuestionarlo, el procedimiento de definición de los comportamientos desviados, y de estigmatización del sujeto como delincuente, y por ende, el sistema penal mismo, pues este no se entiende si no se vincula a un determinado sistema socio-económico sobre el que opera.

Con la intención de continuar la labor iniciada por los partidarios del Labelling approach, pero añadiendo un análisis de las condiciones económico-sociales que contribuyen a los procesos de creación del Derecho, surgió el movimiento de la Criminología Crítica, corriente que representa una alternativa teórica al estudio de la desviación, y rompe de lleno con los planteamientos que caracterizan a la criminología tradicional.