sábado, 16 de marzo de 2013

Los proyectos españoles del Código penal y el nuevo de 1995



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
El proyecto alemán influyó claramente en la confección de sucesivos proyectos legislativos de nuevo Código Penal elaboradas en España a raíz de la reimplantación del régimen democrático. Esta influencia se materializó en la previsión de un título de delitos relativos al orden económico en todos los textos publicados.

El Código Penal español anterior al de 1995 contenía algunas normas dispersas dedicadas a esta materia. Además, había una legislación especial con normas arcaicas y reducidas que no gozaban de atención preferente en la doctrina científica ni se aplicaba con frecuencia en los tribunales.

1. El proyecto de 1980

Tenía como novedad incluir entre sus títulos de la parte especial uno específicamente destinado a regular los delitos socioeconómicos. Este título se hallaba claramente inspirado en la regulación que proponía el Proyecto alemán y la doctrina española mas autorizada (Bajo Fernández) Se trataba del Título III , formado x 11 capítulos y 58 artículos con el nombre delitos contra el orden socio económico. Los autores del proyecto alemán optaron por una concepción de lo mas amplia posible de delitos socioeconómicos (incluyeron no solo delitos que afectaban a interés individuales sino también otros que no tenían q afectar al orden socioeconómico como interés colectivo) Además, el término socioeconómico fue elegido para resaltar el mayor contenido social que económico.

Críticas: amplia concepción del orden económico lo que suponía mayor difusión del bien jurídico y el orden económico así entendido no es un bien jurídico común.

2. Anteproyecto de 1983

Se mantuvo la autonomía conceptual de la categoría de los delitos socio económicos pero operó con una concepción mas estricta que la seguida por el proyecto de 1980.

3. Proyecto de 1992

Se renunció a consagrara formalmente la autonomía de la categoría de los delitos socioeconómicos y se refundieron en un mismo título los tradicionales delitos contra el patrimonio individual y los delitos contra el orden socioeconómico. La exposición de motivos justifica esta opinión por dos vías:

1. “La separación en títulos diferentes de los delitos patrimoniales y de los delitos económicos no es imprescindible aunque entre unos y otros haya diferencias de significado” Además, hay zona intermedia entre ambos grupos y convenía desde un punto de vista técnico evitar repeticiones de figuras.

2. Búsqueda de argumentos para incorporar las diversas figuras delictivas en una categoría sistemática. Los autores de este proyecto admitían q los delitos que habían incluido en dicho título poseían carácter de agresión al orden socioeconómico en la medida de que su tipificación se justificaba exclusivamente en la idea de tutelar dicho orden

Además, estos legisladores pretendían incluir en el Código Penal las reglas mínimas de juego con vista a conseguir la estabilidad de ahí que el Proyecto resultase más breve que los de 1980 y 1983.

No incluía delitos contra la Hacienda Pública ni los relativos al control de cambio ya que todo ello estaba remitido a la legislación penal especial sobre la base de ser ámbitos muy cambiantes.

4. Proyecto de 1994 y nuevo CP de 1995

Independientemente de la redacción dada a las figuras legislativas, el Proyecto de 1994 respaldó por completo las decisiones legislativas adoptadas por el Proyecto de 1992

Así pues, el Código Penal de 1995 en su título XIII “delitos contra el patrimonio y contra el orden socioeconómico” separa los dos bloques de delitos (los patrimoniales, capítulo I -XI y los socioeconómicos XI-XIV intercalándose un capítulo X que contenía disposiciones comunes). Las novedades que aportaban eran:

1. Excluye de los delitos socioeconómicos los delitos contra los derechos de los trabajadores.

2. Destierra los delitos contra la hacienda pº y la seguridad social dándoles otro lugar en el articulado.

3. Incluye delitos relativos a la propiedad intelectual: se amplía el concepto de Derecho penal económico como en 1980.

5. Recapitulación y planteamiento de la exposición

El actual Código Penal español otorga por primera vez carta de naturaleza en nuestro derecho positivo a la categoría de los delitos socioeconómicos. Si bien existe una gran inseguridad a la hora de identificar los delitos que deben ser incluidos en esta categoría, lo cierto es que internamente en el Código penal opera nítidamente una distinción entre lo patrimonial y lo socioeconómico.

Hay que tener en cuenta que el Código Penal Título XIII no acoge todas las infracciones socioeconómicas ya que unas se dejan normativizar en una legislación especial (contrabando y monetarios) y otros se ubican en otros títulos del libro II ( delitos contra la hacienda pº y la seguridad social).

Fuente:
Apuntes sobre Derecho penal económico, Enrique Gaya Picón.