domingo, 24 de marzo de 2013

La retroactividad de la ley penal más favorable



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
I) La regla general de la irretroactividad conoce una excepción en aquellos casos en los que la aplicación de la ley posterior es más favorable para el reo: en tales casos, aunque el hecho se haya realizado bajo la vigencia de una determinada ley, no se aplica la regla “tempus regit actum”, sino que el hecho debe ser juzgado de conformidad con la ley posterior más favorable aunque esta ley no hubiera entrado en vigor todavía en el momento de realizarse el hecho.

II) El art. 2.2 CP establece el principio de la retroactividad de la ley penal más favorable en unos términos, como se ha dicho, muy amplios. En efecto, la ley posterior más favorable para el reo es de aplicación (retroactiva) a un hecho:

• Cuando todavía no haya recaído sentencia firme sobre el mismo.

• Cuando hubiese recaído ya sentencia firme y esta todavía no se esté ejecutando.

• Cuando hubiese recaído ya sentencia firme y la sentencia se esté ejecutando.

III) La letra del art. 2.2 CP deja en pie dos problemas fundamentales: el relativo a la incidencia que la ley penal posterior más favorable puede tener en los casos en los que la pena ha sido ya íntegramente ejecutada y el referente al tratamiento jurídico que debe darse a la llamada “ley penal intermedia más favorable”.

• Respecto de los casos de sentencias firmes ya ejecutadas (el reo ha cumplido íntegramente la pena), debe admitirse también la retroactividad de la ley penal posterior más favorable ya que esta puede tener trascendencia, tanto a la hora del cómputo de la condena anterior a efectos de reincidencia, como para la cancelación de los antecedentes penales.

• En lo concerniente a la ley penal intermedia más favorable (aquella que no estaba en vigor en el momento de la comisión de los hechos delictivos, ni lo está tampoco al tiempo de su enjuiciamiento, sino que ha estado vigente entre uno y otro momento), la mayoría de la doctrina se decanta por aceptar la aplicación de esta ley punitiva intermedia si resulta más benigna para el reo, argumentando que ese sujeto pudo ser juzgado bajo la vigencia de esa ley, y si no fue así eso no debe perjudicar al reo.

IV) Un problema análogo al de la aplicación temporal de la ley penal-aunque no quepa hablar aquí propiamente de una “sucesión de leyes penales”- es el relativo a las variaciones jurisprudenciales posteriores a la comisión de un hecho delictivo.

• Surge en primer lugar el problema de si las variaciones jurisprudenciales agravatorias posteriores a la comisión del hecho delictivo están sometidas al régimen general que impide la retroactividad de las disposiciones sancionatorias desfavorables al reo.

• Por otra parte, debe dilucidarse la cuestión de si los cambios jurisprudenciales favorables al reo deben tener carácter retroactivo. En principio, un tratamiento análogo de estos casos a los de la retroactividad de la ley penal más favorable, debería conducir a una respuesta afirmativa.