viernes, 14 de junio de 2013

Significado, origen y garantías del principio de legalidad



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
El principio de legalidad es el principio más importante. Responde al aforismo latino de “nullum crimen, nulla poena sine lege”. No hay delito ni pena si no hay una ley que así lo establezca.

En los modernos Estados de Derecho, como es el caso de España, es una exigencia básica e irrenunciable porque supone una doble garantía para el ciudadano:

− El ciudadano tiene derecho a conocer el ámbito de lo permitido y prohibido penalmente y las consecuencias jurídicas aparejadas al incumplimiento de la norma.

− Se convierte en una garantía del ciudadano frente al Estado en el sentido de que se permite controlar la actuación de la administración en general y de la justicia en particular en sus actuaciones regladas. Evita la arbitrariedad y la indefensión.

El principio de legalidad se recoge en los artículos 9.3 y 25.1 CE. Este principio tiene un contenido amplio confirmado por 4 garantías o derechos fundamentales de los ciudadanos:

− Garantía criminal. Ninguna conducta es delito sin que una ley escrita, cierta, estricta y previa lo haya establecido así. Están en los artículos 25 CE y 1.1 CP.

− Garantía penal. No pueden aplicarse más penas que las establecidas previamente por el legislador para cada delito en la ley. Está en el artículo 2.1 CP.

− Garantía jurisdiccional. Nadie puede ser condenado sino en virtud de un juicio formal ante un tribunal competente en el que se respeten todas las garantías establecidas por la ley. Está en el artículo 1 Ley Enjuiciamiento Criminal y 3.1 CP.

− Garantía de ejecución. No puede ejecutarse pena y medida alguna sino en la forma prevista por la ley. Artículo 3.2 CP que se remite a la LO General Penitenciaria y al Reglamento Penitenciario.

Estas son las garantías criminales básicas del principio de legalidad. El desarrollo de estas garantías del principio de legalidad se deducen exigencias importantes.