miércoles, 3 de julio de 2013

La teoría del delito y niveles de imputación



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
La teoría jurídica del delito es un instrumento conceptual que permite determinar jurídica y racionalmente si a un determinado hecho se le puede dar determinación de delito y si merece una determinada pena.

La teoría del delito estudia los elementos que integran el concepto general del delito y que son comunes a todas las figuras delictivas. Se trata de una elaboración de la dogmática que tiene su base en el derecho positivo, en el Derecho Penal vigente y que ha ido evolucionando a lo largo de la historia y que, en definitiva, permite una aplicación racional de la ley a través de un sistema de conceptos.

Se trata de un método analítico de carácter secuencia, es decir, que separa los distintos problemas que plantea la aplicación de la ley penal en niveles de imputación para ofrecer un tratamiento jurídico apropiado y diferenciado a cada problema, de tal modo que la solución de un problema es presupuesto lógico del siguiente y este, a su vez, del tercero, por lo que operan a modo de filtros del nivel superior. Gráficamente tienen forma de piramidal. El peso de la imputación penal se va cerrando a medida que vamos subiendo de un nivel a otro y de ello se derivan distintas consecuencias jurídicas, por lo que es importante tratar en cada categoría los problemas que son propios de ese nivel de imputación.

El delito lo podemos definir como un hecho ilícito realizado por un autor culpable:

− ¿Hay o no hay delito?

a) Hecho ilícito:

1) Encaja en tipo penal (tipicidad). La tipicidad tiene un aspecto objetivo que consiste en comprobar si un hecho coincide con la descripción de un delito, de un tipo penal. Se puede dividir en un aspecto objetivo y otro subjetivo.

2) Es antijurídico (antijuricidad). Nos planteamos las causas de justificación. Por regla general no está permitido violar una norma penal, salvo en la casos de las causas de justificación.

b) Autor culpable. Una vez comprobado el hecho ilícito nos preguntamos por la culpabilidad. Va referido a la persona del autor. Aquel que conociendo el derecho actúa en contra del derecho, es culpable. Hay que preguntarse si el sujeto conocía la norma y si tiene capacidad de culpabilidad. El tercer elemento de la culpabilidad, y en relación con la responsabilidad es el estado de necesidad y el miedo insuperable. Cuando se dan estos 3 elementos, hay delito, que es el elemento básico para la imposición de la pena, aunque no el único.

− Punibilidad. Hay veces en los que a pesar de cometerse un delito, se reconoce que no se debe castigar porque no hay necesidad de pena o se establece una exigencia extra de punibilidad.. Están los requisitos de procedibilidad, que inician el proceso, y las excusas absolutorias. Si el agraviado o representante legal no denuncia, no se puede perseguir un hecho, artículo 621.6 CP.

− ¿Cómo aparece el delito? Formas de aparición. Se dan 4 cuestiones:

a) Grado de ejecución del delito. Iter criminis. Si el delito es consumado o se ha quedado en tentativa.

b) Autoría y participación. Quien interviene en el hecho y como responde penalmente cada persona.

c) Circunstancia modificativas de responsabilidad criminal. Hay elementos accidentales que afectan a la gravedad del delito (agravantes o atenuantes) y a su pena.

d) Concurso de delitos. Si hay un solo delito o varios.

− Consecuencias jurídicas por la comisión de un delito. Están las penas y las medidas de seguridad.